MEJOR SALUD

HÁBITOS SALUDABLES
COMER SANO
INNOVACIONES EN SALUD

El tratamiento de la diabetes se vuelve personalizado

Webmaster



El tratamiento de la diabetes está virando a ser personalizado. Al menos es una práctica que está tomando auge en España en estos últimos cinco años. Los nuevos medicamentos y un mejor conocimiento de la enfermedad están llevando a la Red de Grupos de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de Salud a adaptar mejor los tratamientos a los distintos perfiles de la población que padece diabetes tipo 2.

Este viraje en el tratamiento, de acuerdo con Manel Mata Cases de la Red de Grupos de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de la Salud, incluye ya no sólo la medición del índice glucémico, ahora también se debe tener en cuenta condicionantes clínicos, como la edad y otros padecimientos crónico-degenerativos que presenta cada paciente.

Es decir, los pacientes tienen diferentes factores de riesgo, por ejemplo: un paciente con diabetes tipo 2, que además tiene insuficiencia renal, se debe analizar otro factor, la fragilidad, que es determinado por la edad. En esta escala se considera a personas muy mayores y con alto riesgo de fragilidad a partir de los 75 años de edad, a los cuales se del debe atender más su calidad de vida que pretender un control exhaustivo de la azúcar.

Y esto se combina con los distintos índices glucémicos, que miden una proteína en sangre que es capaz de dar un valor medio del nivel de azúcar en los últimos tres meses: la llamada HbA1c. D esta manera se evitan las oscilaciones por saltarse o seguir estrictamente la dieta antes del análisis de glucosa, como ocurre frecuentemente.

Aunque el nuevo protocolo de actuación resulta más completo y complicado, evita caer en los errores que se tienen con protocolos actuales en los que prácticamente se marca un solo camino para todos los pacientes. Este nuevo protocolo consiste en tres abordajes según el índice glucémico, que se pueden combinar con los tres condicionantes clínicos.

En los pacientes más jóvenes se puede realizar un abordaje más agresivo, buscando mantener el índice glucémico por debajo de 7 o incluso de 6.5, que es ya casi la normalidad. En personas mayores, ya con otras condicionantes de enfermedades y edad, se puede optar por tener un control más relajado, aunque conviene mantenerlo en niveles bajos para evitar los daños que la diabetes causa cuando se acumulan con la edad.

Y la recomendación común en todos los casos que se debe seguir es: dieta y ejercicio. Una ventaja añadida de estos nuevos tratamientos personalizados es que tienen otros beneficios, como que ayudan a adelgazar o a disminuir la tensión.