En México existen 5, 221 pacientes con Hemofilia

Webmaster 17/04/2017



La hemofilia es un desorden genético en la coagulación que afecta a uno de cada 5,000 varones nacidos vivos. En México más de 6,000 personas la padecen.

En el marco del Día Mundial de la Hemofilia, el Dr. Hector González Médico Internista, nos comenta: “que las personas con hemofilia, carecen o no cuentan con la cantidad suficiente de uno de los factores de coagulación encontradas habitualmente en la sangre”, e invita a unirnos a demostrar nuestro apoyo a los miles de pacientes que padecen trastornos de coagulación y pedir la opinión de expertos en la enfermedad, quienes pueden recomendar productos: accesibles, confiables y específicos para estos pacientes.

De acuerdo con datos de la Federación Mundial de Hemofilia, el 75% de las personas con deficiencias de la coagulación no cuentan con un tratamiento adecuado o incluso carecen de éste en absoluto, lo que los predispone a sufrir lesiones articulares incapacitantes e incluso les pone en riesgo de morir a edades tempranas.

La hemofilia es una enfermedad en la cual los pacientes son deficientes en algún factor de la coagulación, lo que les ocasiona que sangren por más tiempo de lo habitual y presenten hemorragias en distintos órganos. Se estima que en México existen 5,221 personas afectadas y aproximadamente 1,092 madres que pueden transmitir la enfermedad a sus hijos.

La hemofilia ha sido catalogada en algunos países como una enfermedad rara, debido a que se presenta en 1 de cada 10,000 nacimientos en varones (para la hemofilia del tipo A) y en 1 de cada 50,000 para la hemofilia del tipo B. De acuerdo a la Federación de Hemofilia de la República Mexicana, A.C., para enero de 2016 se tenían registrados 5,221 pacientes en México y aproximadamente 1,092 madres portadoras, aunque es importante destacar que a la mayoría de las madres no se les ha realizado un estudio para determinar esta condición. En la primera mitad del siglo XX, la esperanza de vida en pacientes con hemofilia era de 16 a 23 años. Para la segunda mitad del siglo XX la esperanza mejoró a casi 65 años. Con el desarrollo de los nuevos tratamientos, la situación mejoró sustancialmente y en fechas recientes se estima que los pacientes con hemofilia pueden aspirar a una esperanza de vida similar a la de sujetos sin la enfermedad y con una adecuada calidad de vida.

Las personas nacen con hemofilia, no se la pueden contagiar de otra persona. Generalmente, la hemofilia se hereda; esto quiere decir que se transmite a través de los genes de la madre y del padre. En raras ocasiones la hemofilia puede ser adquirida, lo que significa que la persona no nace con el trastorno, pero lo desarrolla cuando el organismo forma anticuerpos (defensas) que neutralizan a sus propios factores de coagulación.

La hemofilia constituye una enfermedad con un alto impacto social, ya que los pacientes sin un tratamiento adecuado pueden presentar múltiples complicaciones musculoesqueléticas e infecciosas que generan un alto costo en su atención y en la demanda de servicios hospitalarios.

Landsteiner Scientific® te recomienda consultar a tu médico, no automedicarte y utilizar productos que cumplan con todos los requerimientos sanitarios.