Anualmente se diagnostican 2.4 millones de casos de epilepsia en el mundo

Webmaster 24/05/2017



La epilepsia es una enfermedad cerebral crónica que se caracteriza por convulsiones recurrentes. Estas convulsiones son episodios breves de movimientos involuntarios que pueden afectar a una parte del cuerpo (convulsiones parciales) o a su totalidad (convulsiones generalizadas) y a veces se acompañan de pérdida de la consciencia y del control de los esfínteres.

Su frecuencia puede variar desde menos de una al año hasta varias al día. La epilepsia se define por dos o más convulsiones no provocadas y es uno de los trastornos reconocidos más antiguos del mundo.

Las personas con convulsiones tienden a padecer más problemas físicos (tales como fracturas y hematomas derivados de traumatismos relacionados con las convulsiones) y mayores tasas de trastornos psicosociales, incluidas la ansiedad y la depresión.

Unas 50 millones de personas de todo el mundo padecen epilepsia. La proporción estimada de la población general con epilepsia activa (es decir, ataques continuos o necesidad de tratamiento) en algún momento dado oscila entre 4 y 10 por 1000 personas. Sin embargo, algunos estudios realizados en países de ingresos bajos y medianos sugieren una proporción mucho mayor, entre 7 y 14 por 1000 personas. Casi el 80% de las personas epilépticas viven en países de ingresos bajos y medianos. Según estimaciones, se diagnostican anualmente unos 2.4 millones de casos de epilepsia.

La epilepsia no es contagiosa. El tipo más frecuente de epilepsia, que afecta a 6 de cada 10 personas, es la epilepsia idiopática, es decir, la que no tiene una causa identificable.

Hoy 24 de mayo, celebramos el Día Mundial de la Epilepsia, por tal motivo el Dr. Héctor González, Médico Internista, nos menciona las principales causas conocidas de esta enfermedad que son: daño cerebral por lesiones prenatales o perinatales, malformaciones congénitas, traumatismo craneoencefálico grave, accidente cerebrovascular, infecciones cerebrales, síndromes genéticos y tumores cerebrales.

Estudios recientes en los países de ingresos bajos y medianos han revelado que hasta un 70% de los niños y adultos diagnosticados recientemente de epilepsia pueden tratarse con éxito (es decir, tener sus convulsiones completamente controladas) con fármacos anticonvulsionantes. Además, después de 2 a 5 años de tratamiento eficaz y una vez desaparecidas las convulsiones, los medicamentos se pueden retirar a un 70% de los niños y un 60% de los adultos, sin riesgo de ulterior recaída.

La discriminación y la estigmatización social que rodean la epilepsia en todo el mundo son a menudo más difíciles de vencer que las propias convulsiones. Las personas que viven con epilepsia pueden ser objeto de prejuicios. Entre otras limitaciones, las personas con epilepsia pueden ver reducido su acceso a los seguros de vida y de enfermedad, además tienen dificultades para obtener el permiso de conducir u ocupar determinados puestos de trabajo. En muchos países la legislación refleja siglos de desconocimiento sobre la epilepsia. Por ejemplo: En China e India, la epilepsia es considerada a menudo como motivo para prohibir o anular el casamiento. En los Estados Unidos de América, hasta los años setenta a las personas con ataques se les podía negar el acceso a restaurantes, teatros, centros recreativos y otros edificios públicos.

En México 2 millones de personas viven con epilepsia y se ha demostrado que la prevalencia de esta enfermedad crónica y recurrente afecta particularmente a la población infantil. Se ha detectado que el 76% de los enfermos inician con epilepsia, antes de la adolescencia.

Landsteiner Scientific® te recomienda consultar a tu médico, no automedicarte y utilizar productos que cumplan con todos los requerimientos sanitarios.