Glucemia postprandial

Glucemia postprandial

Todos aquellos pacientes con diabetes mellitus han escuchado sobre el control de la glucosa postprandial, pero esto ¿a qué se refiere?

Hasta hace algunos años el control en el paciente con diabetes mellitus se basaba en la reducción de la hemoglobina glucosilada haciendo hincapié en la glicemia en ayunas sin embargo este suele ser insuficiente para un control glucémico adecuado.

La hiperglucemia postprandial se define como una concentración de glucosa > de 140mg/dl dos horas después de ingerir los alimentos.

Existen estudios que demuestran que los niveles de glucosa postprandial aumentan debido a deficiencia de sustancias como amilina ( un péptido regulador que es co-secretado con la insulina por las células del páncreas), el péptido 1 similar al glucagón GLP1 y el péptido inhibidor gástrico dependiente de glucosa GIP, que son secretadas por el intestino.

¿Cuál es la importancia de la hiperglucemia postprandial?

Se ha demostrado que la hiperglucemia postprandial esta asociada a mayor riesgo cardiovascular, aumento del grosor intima-media carotideo, mayor riesgo de retinopatía, se ha encontrado una asociación incrementada con la incidencia de cáncer especialmente de páncreas.

Debido a que se ha demostrado que el buen control de la diabetes esta relacionado con la menor aparición de complicaciones es importante monitorizar no solo la glucosa en ayunas si no también la glucosa postprandial e incluirla como objetivo terapéutico en el paciente con diabetes mellitus.

Objetivos terapéuticos en el paciente con diabetes

 

Hemoglobina glucosilada < de 6.5%
Glucosa en ayunas < de 100 mg/dl
Glucosa postprandial < de 140 mg/dl

Fuente: Guía para el control de la glucosa postprandial. Federación internacional de diabetes. 2007