Blog

INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA

La Insuficiencia Renal Crónica (IRC) es un padecimiento que se presenta de manera secundaria a falla renal, que generalmente es bilateral, se trata de una pérdida gradual y progresiva en las funciones de los riñones, si no se recibe un tratamiento adecuado, tiende a empeorar y ser irreversible. Se desarrolla a lo largo de varios años en los cuales la estructura interna del riñón se va destruyendo poco a poco. Durante las etapas tempranas de la enfermedad, es posible que no se presente ninguna manifestación clínica, de hecho los síntomas pueden aparecer sólo cuando la función renal es inferior a la décima parte de la función renal.

Los riñones son dos estructuras con forma de frijol o haba situados en la parte posterior del abdomen, uno a cada lado de la columna vertebral que tienen un papel importante en varios procesos fisiológicos del cuerpo humano, entre los más importantes:

Regular el equilibrio ácido base del cuerpo (ajuste de la cantidad de agua y electrolitos como Na+, (sodio) K+, (potasio) Ca+, (calcio) PO4, (fósforo) CO3H- (bicarbonato).

Filtración de la sangre y eliminación de productos de desecho del metabolismo por medio de la orina, metabolismo de medicamentos, síntesis de hormonas como Eritropoyetina, (EPO) cuya principal acción es la estimulación de producción de glóbulos rojos en la médula ósea, síntesis de enzimas como la renina que tiene un papel importante en el control de la presión arterial, trasforma la vitamina D inactiva a calcitriol (muy importante para el metabolismo del hueso), interviene en el metabolismo y eliminación de hormonas como la insulina, el cortisol, catecolaminas, prolactina y glucagón.

Causas:

Las principales causas de esta enfermedad son la Diabetes Mellitus, existen casos donde se presenta secundariamente a enfermedades infecciosas como la glomérulo nefritis post estreptocócica, o secundario a enfermedades autoinmunes como el Lupus eritematoso sistémico.

La hipertensión arterial sistémica es un factor de riesgo importante y que generalmente acompaña a la Diabetes Mellitus.

Manifestaciones (síntomas).

Los síntomas de la enfermedad no se llegan a presentar en las primeras etapas de la enfermedad sino hasta ya avanzada la enfermedad, algunos de los síntomas que se llegan a presentar son:

• Fatiga, malestar general.
• Nauseas, vómito, pérdida de peso y apetito.
• Visión borrosa, dolor de cabeza.
• Entumecimiento o dolores musculares en brazos y piernas.
• Coloración amarillenta de la piel.
• Volúmenes urinarios disminuidos.
• Sangrado del tubo digestivo.
• Desnutrición.
• Disfunción eréctil.
• Depresión.
• Comezón en la piel.

Diagnóstico.

El diagnóstico se realiza considerando la historia clínica de cada paciente. La evolución de la enfermedad de base va dando un parámetro (diabetes mellitus, lupus eritematoso sistémico, hipertensión arterial sistémica no bien controlada, etc.).
Se requiere además evaluar la función del riñón, y esto se hace mediante estudios de laboratorio (estudio de sangre y orina principalmente), estudios de gabinete (urografías, tomografía, imagen por resonancia magnética nuclear, etc.) y estudios de patología que incluyen toma de biopsia renal.

Pruebas de laboratorio.

Muchas de estas pruebas se realizan con una muestra de orina y no son dolorosas, dependiendo el tipo de examen es el tiempo de recolección de la muestra y requieren de un tiempo de análisis.
Examen de orina: La muestra es colectada por la mañana sin haber tomado alimentos en condiciones de limpieza (lavar con agua y jabón la cabeza del pene en caso de ser hombres y los labios vaginales en caso de ser mujer); al ir al sanitario permitir la salida de una pequeña cantidad de orina para eliminar una acumulación de contaminantes y posterior a esta colectar la faltante en un recipiente limpio colocando el nombre del paciente, en este examen se evalúa color, apariencia, turbidez, la presencia de proteinuria (excreción de proteínas en la orina), bacterias, hongos, glucosa, así como tipo y formas de cristales presentes en la orina.

Depuración de creatinina: Se realiza tomando la cantidad de orina eliminada en un día (24 horas), la toma de muestra se realiza de la siguiente manera, en el primer día por la mañana se elimina la primera muestra de orina en el sanitario y después a esto se colecta toda la orina eliminada en el día en un recipiente limpio que tenga un volumen grande (aproximadamente de 2 a 4 litros), al siguiente día se colecta la primera muestra de orina en el mismo recipiente cerrándolo y colocando el nombre, edad, peso, sexo, altura y fecha; posterior a esto se entrega lo más pronto posible al laboratorio; esta prueba evalúa la cantidad de creatinina que es eliminada y el volumen de orina producida por los riñones; en la IRC los niveles de creatinina disminuyen de manera progresiva. Al mismo tiempo se toma una muestra de sangre para realizar la medición de creatinina.

Química sanguínea: Se realiza a partir de una muestra de sangre colectada en la mañana por personal calificado, la sangre se extrae de una vena, usualmente de la parte interior del codo o del dorso de la mano. El personal calificado limpia el sitio de punción con un antiséptico y luego se coloca una banda elástica alrededor del antebrazo con el fin de ejercer presión y restringir el flujo sanguíneo a través de la vena, lo cual hace que las venas se llenen de sangre, luego se introduce una aguja en la vena y se recoge la sangre en un frasco hermético o en una jeringa. Durante el procedimiento, se retira la banda para restablecer la circulación y, una vez que se ha recogido la sangre, se retira la aguja y se cubre el sitio de punción para detener cualquier sangrado, es un poco dolorosa y requiere que el paciente esté en ayunas antes de la toma de la muestra. A partir de esta muestra se evalúan los niveles de creatinina y de nitrógeno ureico que pueden aumentar de manera progresiva; niveles de potasio altos; alteración en niveles de fósforo y magnesio; acidosis metabólica y desnutrición.

Gabinete.

Estas pruebas se realizan para observar el tamaño y forma de sus riñones mediante una imagen y ayudan a su médico a ver el estado actual de su riñón, requieren de unos minutos y no son dolorosas:

• Radiografía simple de abdomen o de riñón.
• Ultrasonido renal.
• Tomografía renal
• Imagen por resonancia magnética nuclear.
• Pruebas especiales.
• Biopsia de riñón. Es una técnica en donde se toma un pedazo del propio riñón, la persona se acuesta boca abajo y se coloca un anestésico local en la piel y en los músculos de la espalda que están por encima del riñón, a continuación se introduce una aguja y se extrae una muestra del tejido para su observación por medio de un microscopio. Después de esto la persona puede retirarse.

Desarrollo de la insuficiencia renal crónica.

Durante el desarrollo de la enfermedad se presentan los siguientes síntomas.

El desarrollo y avance de la enfermedad se puede monitorear a partir de estudios clínicos, estudios de gabinete y consulta médica, su médico le explicará su estado de salud y tratamientos a emplear.

Tratamiento.

Tratamiento en etapas tempranas.
Se basa principalmente en:
Control dietético con una restricción de sal y proteínas (100 g de carne o de pescado/día) complementado con legumbres.
Restricción en alimentos ricos en fósforo (lácteos, pan) y potasio (verduras y frutas secas).

Medicamentos.

Protectores de la función renal que disminuyan el trabajo renal (inhibidores de la ECA) Medicamentos quelantes de fósforo y de potasio.
Eritropoyetina que estimula las células de la sangre y aporte de hierro para la producción de hemoglobina.
Vitamina D que favorece la mineralización ósea, la absorción de calcio y control de la hormona paratiroidea.

La anemia es una complicación importante de la IRC, ya que en mayor o menor grado la padecen todos los pacientes con este problema.

Es un padecimiento que ocurre cuando hay escasez de glóbulos rojos que transportan oxígeno desde los pulmones a todo el cuerpo para sus actividades diarias.

Manifestaciones clínicas que pueden verse en un paciente con anemia:

• Palidez generalizada.
• Cansancio, fatiga fácil, poca energía para las actividades cotidianas.
• Poco apetito.
• Dificultad para dormir.
• Sensación de mareo.
• Cefalea (dolor de cabeza).
• Sensación de falta de aire (disnea).

Para el tratamiento de la anemia, secundaria a la Insuficiencia Renal Crónica, existen medicamentos como la EPO que administrada mediante una inyección debajo de la piel (subcutánea) que es una hormona sintetizada en los riñones la cual participa en la formación de glóbulos rojos, cuando existe IRC los riñones no producen suficiente EPO lo cual se traduce en reducción de glóbulos rojos y anemia.

Al mismo tiempo se debe administrar hierro para la formación de glóbulos rojos ya sea en forma de tabletas o administrado directamente en la vena.

El objetivo del tratamiento es la de mantener un nivel adecuado de glóbulos rojos, en el momento en que usted alcance este nivel su médico le indicará el plan a seguir.

Tratamiento específico.
Son aquellos que sustituyen la función renal, existen tres tipos de tratamiento:

Diálisis peritoneal: La eliminación de toxinas y líquido se realiza a través de una membrana del peritoneo (dentro del abdomen), se requiere de una cavidad peritoneal donde se coloca un catéter de diálisis por donde se lleva a cabo el recambio del líquido de 3 a 4 veces por semana.

Hemodiálisis: La eliminación de toxinas y líquido sobrante se realiza a través de un filtro artificial, se necesitan sesiones de duración de 2 a 3 horas tres veces a la semana.

Trasplante renal: Se trata de una cirugía mayor en la que se requiere de un donador con compatibilidad de grupo sanguíneo e inmunológica, por lo que se debe seleccionar adecuadamente al receptor, requiere un control antes, durante y después de la operación además de terapia inmunosupresora para evitar el rechazo del órgano.

Deja un comentario